German Garzón “El Man del Vallenato”

Nació el 16 de mayo de 1985, en una finca en una vereda llamada el Plomo del municipio de Paime al Noroccidente de Cundinamarca, hijo de dos humildes campesinos Carlos Julio Garzón y María Leonor Carrión, criado entre lindos cafetales caballos y animales domésticos. Sus primeros pasos hacia la educación fueron en la escuela el paraíso del corregimiento o vereda el plomo en el tiempo de mi niñez fue marcado por mucha violencia donde vivimos momentos difíciles ya que mi padre fallece cuando yo tan solo tenía 5 años dejando sola mi mama.

El quinto de 7 hermanos a cargo de mi mama y que a punta de trabajo, esmero, esfuerzo nos saco adelante ella sola ganándose el diario en la desagradecida labor campesina, haciendo el papel de padre y madre, nunca nos faltó el alimento mucho menos el amor guerrera inalcanzable como ella digna de admirar.

DE DONDE NACE EL AMOR POR LA MUSICA VALENATA:
Cuando vivía y trabajaba en la finca que nos dejo mi papa escuchábamos emisoras como radio uno, antena dos donde se trasmitía un programa los sábados se llamaba vallenatiando si no estoy mal lo dirigía el profesor Arminio Mestra el cual no había día que yo no lo pudiera escuchar donde contaban las historias de sus compositores cantores acordeoneros grandes cantantes como Diomedes Diaz, Los Zuleta, Los Diablitos, Rafael Orozco, Los Betos, Las Diosas Del Vallenato, Jorge Celedon, entre otros me ponía a observar escuchando la composición de sus poesías y no era muy ajena a lo que nosotros vivíamos pero por allá en Paime lo que más se escucha es vallenato pero nadie lo promueve. Esperando la oportunidad que se presentara y por fin en Cajica en la casa de la cultura comenzaron a enseñar a interpretar el acordeón y ese era mi más grande sueño, como profesor Antonio Noriega y Amilcar Noriega tome mis primeras clases y pagaba clases privadas y empecé a componer mis propias canciones y con la ayuda de el profesor Antonio, las corregía en cuanto a rítmica y gramática.

Hoy en día ya grabe 8 canciones inéditas en mi producción musical herencia vallenata el cual fue dedicado a nuestro Dios a mi familia mis colaboradores y a aquellos juglares vallenatos que se fueron y a los que aún quedan engrandeciendo el folclore genero vallenato y que luchamos día a día para que sea mejor y nunca deje de sonar vallenato puro mágico vallenato de verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *